Una película para reflexionar por Jhon Freddy Pérez Pita

En la década de los 50’s la violencia partidista azota el campo colombiano. En este contexto histórico el director de cine William González acude a Rosalba Velasco, (re)conocida bandolera del Tolima, para traernos una película de vida y muerte: una historia de Colombia, del llamado período de La Violencia, de una mujer cuya vida parece un absurdo, de un país que pareciera no saber cómo relacionarse. “Una historia que no debemos repetir”.

“Inicialmente Rosalba actúa por cuenta propia.  Sin embargo, los jefes de bandas armadas ilegales, de filiación liberal y opuestas al gobierno conservador, tratan de neutralizar los excesos de Rosalba y la integran a sus filas. La joven se destaca por su arrojo y gana el respeto de sus compañeros. En adelante se la conocerá como la Sargento Matacho.”[1] Esta película colombiana rodada en el Valle del Cauca en 2015 no se podría catalogar como violenta, pero tampoco lo deja de lado; en palabras de su director: “…quise que esta película se inscribiera más que en la cultura de la violencia –si es que tal cosa existe- en la estética de la violencia, que sí que existe.”[2]

Fabiana Medina, en el papel protagónico, realiza una interpretación excepcional. De lo mejor de la película, y lo reafirma el hecho de que la actriz bogotana haya ganado varios premios en diferentes festivales internacionales. “La Sargento Matacho” no necesita hablar demasiado para hacer sentir al público todo el peso psicológico de una mujer despersonalizada por el dolor, convertida en instrumento de venganza y muerte que, paradójicamente, procrea vida en varias ocasiones.

“La Sargento Matacho” es una película que acude a la inteligencia del espectador y aspira a que no esté muy cómodo en su silla durante la proyección. En mi humilde opinión tiene algunos baches narrativos que no permiten vincularse demasiado con la historia y la protagonista. Sería interesante algún tipo de referencia directa con documentos históricos o un cierre ligado con nuestro presente. Sin embargo éste largometraje merece ser visto para incentivar la reflexión histórica (principalmente), y cinematográfica de cómo contamos lo que contamos.

También resalta en este film la excelente propuesta musical que le acompaña. Música original –acorde con el tono y la dramaturgia- compuesta por el reconocido Alejandro Ramírez Rojas, interpretada magistralmente por la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia y la participación especial de Magdalena Eichmeyer en el violonchelo. Para los interesados, les recomiendo un reportaje sobre el tema, en YouTube: “La Sargento Matacho (La música)”[3].

Acompañan a Fabiana Media los actores Damián Alcázar, Marlon Moreno y Juan Pablo Barragán; interpretando a sendos jefes de bandas armadas ilegales, liberales, opuestas al gobierno central que cautivados por Rosalba y una suerte de atracción inevitable hacia su belleza y coraje; intentaron desde sus particularidades cambiar la realidad nacional… pero no crean, no estamos precisamente ante un ejemplo criollo de femme fatale, ¿o sí?

 

[1] Fragmento de la sinopsis de la película. Ver en www.lasargentomatacho.com/sinopsis

[2] Tomado de www.lasargentomatacho.com/single-post/NOTA-DEL-DIRECTOR

[3] Link: www.youtube.com/watch?v=Gsj-xjCenOE

Comentarios