UNA ENTREVISTA CON DIOS

Con una temática que invita a la reflexión, el director, escritor y actor Perry Lang, presenta una cinta sobre un periodista que regresa a su hogar tiempo después de cubrir la guerra de Afganistán, pero nunca imaginó el costo personal que este viaje traería a su vida. En medio de esta dificultad debe hacerle  una entrevista a un misterioso hombre que afirma ser Dios. Un encuentro que le cambiará su visión del mundo.

UNA ENTREVISTA CON DIOS que es protagonizada por David Strathairn (Buenas noches y buena suerte) y Brenton Thwaites (Piratas del Caribe: La venganza de Salazar), pretende dejar un mensaje sobre la búsqueda del sentido de la vida a través de la historia de un periodista que consigue entrevistar a Dios, donde discuten temas relacionados entre sí: el libre albedrío, la fe y el perdón. Sin embargo,  tanto las preguntas como las respuestas son básicas y poco profundas, pues la mayor parte de la conversación se basa únicamente en los textos de la Biblia, lo que la convierte en una película religiosa más.

Durante tres días,  Paul se encuentra con Dios para conocer y entender los enigmas del mundo, pero al mismo tiempo debe luchar con los problemas de su vida personal como su matrimonio fallido y las secuelas de su experiencia en la guerra.  Por ello, cada encuentro con este hombre lo lleva a reflexionar,  recuperar su fe y ejercer su libre albedrío para así salvar su familia.

Por otro lado, algunas de las escenas de diálogo no se dan de forma natural, sino que se ven algo recitadas y monótonas, tal vez por la carencia de argumentos.  No obstante, el largometraje cuenta con una buena estructura visual, una fotografía adecuada y con unas destacadas actuaciones, principalmente la de  Brenton Thwaites, quien interpreta al periodista.

Finalmente, UNA ENTREVISTA CON DIOS es una cinta que deja varios sin sabores, con deficiencias en creatividad y  argumentación.

Comentarios