SAL, PURIFICADORA DEL DESTINO.

William Vega regresa como director con la distópica película Sal. Luego de la contemplativa y valorada La Sirga, Vega nos presenta una historia surreal, apocalíptica, sin un lugar concreto en el tiempo y muy sódica. La sal funciona como un material precioso y un poderoso desinfectante del destino, el cuerpo y el alma.

Este onírico filme de carretera está actualmente en salas de cine de Bogotá, Medellín, Cali, Neiva y Pereira.

Hablamos con la actriz Diana Pérez, protagonista femenina de Sal, sobre el giro de Vega, la filosofía detrás de este trabajo y las duras condiciones del rodaje.

 

Manuel Estévez

Amante del cine que refleja la realidad con lenguaje propio. Interesado desde temprana edad en el cine gracias a la religiosa costumbre familiar de ir a las salas y comprar  la desaparecida revista Toma 7.
Comunicador social, Pedagogo y diplomado en crítica de arte. Fundador de Revista Sono, un medio amplio para las artes, haciendo énfasis en música y cine. Colaborador en medios de comunicación como Vice, Konradio y Radio Dali. Docente universitario. Jefe de comunicaciones en La Muestra de Cine Documental de Bogotá, Muestra itinerante de Cine Africano, la Feria de Cine Independiente y CineMigrante.
Aficionado al cine de terror y la serie B, la ciencia ficción y las más crudas visiones que la pantalla puede brindar de la realidad. Convencido del arte honesto y la ética artística.

Comentarios