Recuento de la filmografía de Ciro Guerra. El abrazo de la serpiente

El abrazo de la serpiente, tercer largometraje del aún joven cineasta Ciro Guerra, antecedido por La sombra del caminante y Los viajes del viento, será un hito en la historia del más reciente cine colombiano por su capacidad de penetrar en sitios profundos de nuestra selva amazónica – locaciones de los departamentos del Vaupés y Guainía–, por el rastreo 40 años después de un científico alemán desaparecido en ‘el corazón de las tinieblas’, por el manto oscuro dejado tras el genocidio de la tristemente bonanza cauchera, por el protagonismo de un chamán sobreviviente, por su búsqueda obsesiva de una planta medicinal de sanación espiritual (yakruna), por los estragos e impresiones de la llamada civilización cristiana-occidental sobre el alma indígena, por sus emocionantes travesías en caudalosos ríos y por las aventuras exploratorias de una jungla impenetrable. El abrazo de la serpiente nos invita a descubrir los misterios o las maravillas y daños insondables de la naturaleza, que cautivan y estremecen al espectador.


En el programa dominical número 769, la mejor película del mes de mayo (y quizás del año): El abrazo de la serpiente, que previamente califiqué como obra maestra del cine colombiano, escrita y dirigida por Ciro Guerra, con la producción de su esposa Cristina Gallego, explora una jungla impenetrable y hace del protagonismo indígena pieza única sin precedentes.

el-abrazo-de-la-serpiente-recuento-filmografia-ciro-guerra

Es una obra maestra por la capacidad de captar sitios recónditos y misteriosos de nuestra selva amazónica, mediante el protagonismo de un chamán sobreviviente, tras el rastro del explorador alemán que desapareció en la jungla con el manto oscuro de un genocidio durante la tristemente célebre fiebre cauchera de comienzos del siglo XX. Aclamada por la prestigiosa Quincena de Realizadores, representa un jalón cualitativo en la historia del más reciente arte colombiano siendo el producto cultural más asombroso y mejor logrado de la Ley del Cine, que cumple 12 años. En locaciones de los departamentos de Vaupés y Guainía, el rastreo de un científico europeo desaparecido cuatro décadas atrás por un biólogo de Harvard en ‘el corazón de las tinieblas’. Búsqueda obsesiva de plantas medicinales de sanación espiritual, con los estragos e impresiones dejados por la llamada civilización cristiana-occidental sobre el alma indígena. Emocionantes travesías por raudales de caudalosos ríos y rastros etnográficos del indigenismo de ficción en una vorágine impenetrable.

El viejo Karamakate –personificado con la sabiduría del huitoto-ocaina Antonio Tafillama– y Karamakate joven –impactante presencia escénica de la etnia cubeo por Nilbio Torres–. Ellos dos tienen el hilo conductor de una historia aventurera contada en dos tiempos diferentes, desde los puntos de vista de algún indígena habitante del “pulmón del mundo” y pertenecientes a una de sus etnias. La figura del hombre blanco, más expedicionario que colonizador, asumida por un actor belga y otro estadounidense, se sucede en medio de experiencias fílmicas alucinantes. Antecedida por aquel estremecedor blanco y negro de La sombra del caminante y el recorrido de un acordeón del diablo por siete departamentos del litoral atlántico (Los viajes del viento), el tercer largometraje del joven autor cesarense Ciro Guerra nos lleva a descubrir los secretos y maravillas insondables de la naturaleza a la par de enseñanzas y estragos, que cautivan e impresionan al espectador. En La Croisette, Guerra estuvo a la par de reconocidas personalidades como la japonesa Naomi Kawase, el español Fernando León de Aranoa, el japonés Takashi Miike, el portugués Manuel Gomes y el francés Arnaud Desplechin.

* Publicado en radio en La Voz del Celuloide. HJUT 106.9

CBCine

El Circulo Bogotano de Críticos y Comentaristas de Cine es una asociación cultural que nació en agosto de 2014, con el objetivo de impulsar la crítica cinematográfica en el país.

Comentarios