x

Quick Critiques: The Meyerowitz Stories, Wind River y Blade Runner 2049

En mi blog de cine Bazar Fílmico, ofrezco breves críticas al momento  de  una  o varias películas en  una sección llamada Quick Critiques; la cual surge de mi afán por experimentar en los alcances del análisis escrito. Allí sencillamente intento ser más concreto, y a la vez vasto, al cavilar sobre los largometrajes.

¿Es posible? ¿Qué se consigue en tal ejercicio? Las respuestas pueden variar; pero cual sea el resultado para ustedes, solo espero transmitir de la manera más amena y cercana lo que deseo contarles. Quizá revitalice su amor por las películas.

Sin más preámbulo, empecemos con…

 

The Meyerowitz Stories (New and Selected)

Debajo de ciertos elementos en su envoltorio, como el humor seco en los contrapunteos de los diálogos, o los cortes abruptos y demás trucos de montaje heredados de la Nouvelle Vague, el cine de Noah Baumbach examina a detalle las grietas y las cargas de personajes alienados, generalmente dentro de un decadente círculo familiar. Cuyas piezas más logradas y totalmente recomendables serían The Squid and The Whale y Margot at the Wedding.

En esta oportunidad, Noah se muestra “liviano” al abordar las crisis de cada miembro de la familia Meyerowitz, encarnados por un elenco fantástico; desde un solvente Ben Stiller, unos correctos e hilarantes Dustin Hoffman y Emma Thompson, hasta un sorprendente Adam Sandler. Todos con su justo tiempo en pantalla para desenvolverse y alcanzar distintas tonalidades en sus muy complejas interpretaciones, e inclusive ir hacia lugares realmente oscuros; eso sí, con la naturalidad renovadora de un buen producto Indie.

De audaz e ingeniosa ejecución, la cinta presenta un adverso panorama consecuente con los traumas e inercia de tales seres que no pueden comunicarse y se debaten entre la levedad de la evasión y el peso de la vida. Su constante es la abrumadora incertidumbre, sin embargo, ¿Por qué no intentar sanar heridas y aclarar malos entendidos?

Si quieren respuestas, y con la única certeza de que el ser humano es una masa de confusión, espero disfruten de la función.

 

Blade Runner 2049

La original no es una gran película per sé, y suelo recordarla más como punto de referencia del género en su momento. Fue un aporte correcto para la ciencia ficción y una aceptable labor de Ridley Scott, sin más.

Toma un interesante guión adaptado con los dilemas y preguntas sobre la identidad o las contradicciones de la misma, o sea, aquello que nos hace humanos, y Scott entrega un relato apenas funcional; un híbrido disperso entre film noir y cyberpunk con poca sustancia en su estructura y también en su tono; todo bajo la fachada de “ambivalente y ambiguo”.

Ahora en esta secuela, dirigida con buen y cuidado pulso por Denis Villeneuve, no solo aprovecha lo planteado, construye una exploración enfocada y articulada de sus temas, por encima de la previsible actualización visual. Durante su pausada y sutil introspección obtiene manifestaciones emocionales realmente álgidas que solo un narrador dotado y elegante puede proyectar. Villeneuve logra acariciar, para nuestro gusto, lo esencial del ser en una ambigüedad genuina en lugar de la realización trucada y sosa de Scott.

El director canadiense pudo dosificar su mirada distante en ciertas secuencias y al filme le sobra algo de metraje, no obstante es una obra ejemplar, en medio del tedioso mercado del blockbuster actual, con una mirada de autor meditada.

Ridley hizo el boceto, Villeneuve lo perfecciona y queda como debió ser la primera.

 

Wind River

Taylor Sheridan posee un tacto inigualable cuando explora temas muy delicados en sus guiones. Logrando en sus adecuados tratamientos, un desarrollo excelso de los entrañables y universales dramas humanos; realmente humanos.

Mientras escudriña en las pérdidas cercanas del ser y en otros agujeros del alma, Sheridan, ahora en la dirección, lanza dardos críticos ante injusticias sociales. Pues en otros textos suyos como Sicario o Hell or High Water, establece entornos duros y crueles, donde la única opción es la supervivencia.

En esta ocasión mediante los códigos del thriller al uso, aborda la desolación y el deterioro de la identidad nativo-americana con precisión casi quirúrgica; a la vez que expone las batallas internas de sus personajes, algunos de ellos padres lidiando con la carga de sus hijos asesinados, aunque su pérdida fue mucho antes por la desconexión emocional y análoga a la desarraigada comunidad indígena.

Además de su contundente relevancia, es una historia bien organizada y calculada, pero que de ningún modo se percibe artificial. Se atreve a confrontar directamente al espectador con la resolución de su gran misterio, el cual decide revelar antes de tiempo con un flashback genérico sin un detonante aparente; sin embargo tendrá luego importancia para su verdadero e intimo clímax. El público casual solo verá un descuido, mas el atento sabrá captar el ingenioso giro de soberbia destreza narrativa digno de un cautivador relato contenido y sensible.

 

Bueno, esta fue la primera entrega de la que ojala sean muchas más de esta propuesta.

Gracias por su preferencia y hasta la próxima.

 

Comentarios