POESÍA SIN FIN, DE ALEJANDRO JODOROWSKY

En la cartelera colombiana aparece la película más reciente del director chileno Alejandro Jodorowsky, Poesía sin fin. Jodorowsky es conocido por su temple en la estética de sus películas, por la libertad con la que encara el realismo y por su excéntrica manera de construir los sueños, como si se tratara siempre de un mundo imposible de escindir de “las vidas cotidianas”. El legendario Christopher Doyle se encargó de la fotografía. 

 

Etapa de Curación
“He aprendido a ser, he aprendido a amar, he aprendido a crear 
he aprendido a vivir, todos los caminos son mi camino
abriendo mi corazón escucho el llanto del mundo”
-Alejandro Jodorowsky 

Por Ingrid Úsuga O.

 

En un bellísimo plano medio,  Alejandro -alrededor de sus 80 años-,
abrazando por la espalda al Alejandro joven -de 20 años-, le dice profundamente:
-Yo soy el que tú serás, o tú fuiste el que yo fui. Te entregaste a la poesía y no lo lamento

-¿Qué lograré?
-Aprenderás a morir con felicidad
-¡Tengo miedo de morir!
-¡Tienes miedo de vivir!
-Tengo miedo de defraudar a los demás…

-No eres culpable de vivir como tú eres, serías culpable si vivieras como los otros quieren que tú vivas
-¿Cuál es el sentido de la vida?

-La vida… El cerebro hace preguntas, el corazón da las respuestas. La vida no tiene sentido, hay que vivirla. ¡Vive, vive!…

En Poesía sin fin (2016), el director Alejandro Jodorowsky también es el protagonista; se
trata de un espacio de desahogo, de inquietudes, de anhelos, de tristezas y de frustraciones
por las que tuvo que pasar siendo joven cuando soñaba con convertirse en poeta, pero que
temía hacerlo porque su familia y la ciudad en la que vivían no creían en que podía existir
una vida artístíca que no fuera menospreciada socialmente.

Alejandro retrata paso a paso su infancia, sus dualidades y discusiones tanto internas como
familiares. Cuando llega a la juventud debe resolver y enfrentar todos sus demonios,
Alejandro es un hombre que busca encontrarse, pero sabe que la única forma de hacerlo es
convirtiéndose en poeta.

 

Poesía sin fin

 

La película fue rodada en el Barrio Mutacana de Santiago de Chile –donde hace sesenta
años Jodorowsky no regresaba- y está ambientada hacia finales de los años cuarenta, la
época en el que él vivió allí, de ahí que todas las locaciones plasmadas visualmente encajan
perfectamente con recuerdo exacto de Alejandro.

Jodorowsky tiene una nacionalidad  franco – chileno , de ascendencia  judío – ucraniana ,
naturalizado  francés  en 1980. Es escritor, dramaturgo y director de cine, por lo que
claramente se ve en sus obras la esencia de su vida en el teatro. Uno de sus aportes más conocidos es la psicomagia, que es una técnica que conjuga los ritos chamánicos, el teatro y
el psicoanálisis para alcanzar a través de la catarsis la curación del alma. Por ello, esta
película refleja todo el proceso de redención que él experimentó a través del rodaje, donde
las épocas de tristeza, de decepción y victimización las transforma en momentos de
aprendizaje necesarios para encontrar su paz.

Más allá de las situaciones y conflictos narrativos que pueda tener Poesía sin fin, lo que
esta película demuestra es que hay muchos seres humanos que se anulan por el miedo de la
sociedad, en las costumbres y los agüeros y no escuchan su verdad interior, esa que le dice
lo que realmente les gusta hacer. Por eso sus sueños se frustran. No es el caso de Alejandro
Jodorowsky quien logró vencer estas barreras pese a todo. Este filme, que es un canto de
libertad, así lo demuestra.

 

Poesía sin fin

Comentarios