‘No te preocupes, no irá lejos’: Una profunda tragicomedia sobre el perdón

Gus Van Sant, el aclamado director norteamericano independiente, nominado dos veces a los premios de la academia por ‘Good Will Hunting’ (1997), el drama que catapulto a la fama al actor Matt Damon, al encarnar a un joven talento de las matemáticas de origen humilde que se debatía entre su futuro profesional y el amor de su vida  y ‘Milk’ (2008), el drama biográfico protagonizado por Sean Penn, sobre la vida de uno de los primeros activistas por los derechos de las comunidades homosexuales en los años setenta; regresa ahora con ‘No te preocupes, no irá lejos’, un emotivo drama sobre la vida del caricaturista John Callahan y su lucha contra el alcoholismo y sus propios demonios.

 

Joaquin Phoenix, encarna a John Callahan en la última producción de Gus Van Sant. 

Esta profunda historia protagonizada por Joaquin Phoenix (nominado al Oscar por producciones como  ‘Gladiador’ y ‘Walk the Line’), logra romper con todos los estereotipos y condicionamientos de las películas sobre superación, mostrando como John Callahan, un hombre común atormentado por el exceso de alcohol, el abandono de su madre desde su infancia y la perdida de la movilidad en sus piernas después de un accidente automovilístico, lograría no solo  confrontarse con sus adicciones, soledades y tristezas más profundas, sino también hallar en medio del dolor, un acido sentido del humor, una ironía que se convertiría en el motor para usar la caricatura y el dibujo como formas de catarsis personal para encontrar el sentido a su existencia, y un lugar en la cultura popular estadounidense hasta llevar su labor a ser publicada en diarios de gran circulación e incluso en un show televisivo.

Sin embargo, este camino no lo emprende solo, todo su proceso de perdón y hallazgo personal es apoyado por el psicólogo Donnie Green, interpretado con profundo humanismo y sensibilidad por el actor cómico Jonah Hill (nominado al Oscar por ‘El lobo de Wall Street’), quien junto con su grupo de apoyo para problemas de alcohol le ayudarían a encontrarse a si mismo bajo una terapia de doce pasos, y también mediante el uso de la ironía, el humor negro y la sátira como herramientas para mostrar que por encima de una persona con discapacidad, Callahan es un ser humano con talento y capacidades de encontrar su camino y desarrollar sus habilidades.

Jonah Hill logra un emotivo papel como el psicologo Donnie Green, en ‘No te preocupes, no irá lejos’, la profunda cinta de Gus Van Sant. 

Empero, esta cinta mediante flashbacks, caricaturas animadas y secuencias dramáticas narradas en forma de historieta, rompe los esquemas tradicionales de cintas del genero como ‘Mi pie izquierdo’ de Jim Sheridan, la producción de Van Sant, narra la vida de Callahan desde la perdida de su movilidad en las piernas por un accidente automovilístico causado por un conductor ebrio,  además,  evidencia su romance con una bella azafata, divisando como  los matices de las personas con discapacidad tambien tienen  necesidades sexuales y las emociones que los atormentan día a día. Así como ofrece un panorama critico de las falencias del sistema de salud estadounidense sobre los tratamientos a las personas con este tipo de problema.

Asimismo, uno de los elementos más valiosos de toda la producción es que no ofrece soluciones sencillas a los conflictos de Callahan, ni epifanías personales, sino que recuerda a los espectadores que la existencia misma es una constante lucha por entender el pasado y el presente, mientras que la imaginación, representada en el momento en que Callahan perdona a su madre por haberlo abandonado, usando un dibujo que él mismo hizo, va acompañada de dolorosos momentos de realidad, aceptación y perdón,  de la misma manera la realidad tragicómica aparece reflejada en duras escenas como el momento en que el personaje central debe confrontar cara a cara al hombre que conducía el vehículo donde paso su accidente, mostrando un diálogo que oscila entre la ironía y la reconciliación, y en el cual el espectador siente no solo la catarsis del héroe tragicómico, sino también el gran coraje que requiere el perdón como herramienta para rehacer la vida. Así que al final de la proyección, el espectador también queda profundamente conmovido por una historia que sin sensiblerías sino mediante una gran humanidad es capaz de generar reflexiones sobre la vida en sus aspectos más significativos.

Rooney Mara , encarna a Annu el amor de Callahan en ‘No te preocupes, el no irá muy lejos’.

Por lo tanto, esta producción que se verá en las salas de cine del país desde el próximo 27 de diciembre, es una irreverente manera de presentar el tema de la superación personal y la discapacidad. Adicionalmente, este filme es la oportunidad de acercarse al trabajo de un caricaturista que fue capaz de desafiar los cánones de lo políticamente correcto y enfrentar su dolor interno mediante la sátira, así como vencer los estigmas relacionados con su condición para vivir plenamente y reírse con inteligencia de la sociedad que lo rodeaba.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios