MALIGNO

Sobre el tema de la reencarnación hay varias teorías, imaginaciones y creencias

De los mismos productores de El exorcismo de Emily Rose, llega a las pantallas de cine del país la historia de Miles (Jackson Robert Scott), un niño que ha sido poseído por el espíritu de un terrible asesino en serie, quien  al parecer reencarna en este cuerpo para buscar venganza.

Desde el inicio de la película queda claro para dónde va la historia, pues la trama no es difícil de entender. Esta se centra en una pareja que recibe su primer hijo, pero con el paso de los años, este niño comienza a experimentar cambios en su  comportamiento, lo cual se convierte en una angustia para sus padres, en especial para Sarah (Taylor Schilling), quien busca ayuda de profesionales para entender la causa del cambio de su pequeño.

Nicholas McCarthy, director que ya había realizado cintas de terror como El pacto (2012). En esta oportunidad le apuesta a una trama más inquietante y con una alta dosis de suspenso, en la cual busca romper con la figura de la inocencia infantil  para darle ese toque terrorífico y de maldad al filme. Una premisa que ya se han manejado en el cine con producciones como Los niños del maíz (1984), La profecía (1976), La Huérfana (2009), entre otras.

A pesar de las debilidades argumentales, este filme mantiene la atención del espectador, gracias al suspenso y su capacidad de sorprender en los momentos de tensión. Sin embargo,  en ocasiones cae en los clichés de las películas de este género como los Jumpscares. 

Sin embargo no se pueden dejar atrás las buenas actuaciones como las de Taylor Schilling, quien logra transmitir al público esas emociones y sentimientos encontrados que el personaje experimenta durante toda la historia. Pero además, Jackson Robert Scott, quien interpreta al pequeño Miles, se destaca por su acertada interpretación en las escenas donde es poseído por el asesino.

En conclusión, Maligno es una película con un buen ritmo, con unos personajes estructurados y con un permanente suspenso y drama. Igualmente, se destacan las actuaciones, la música, y el inesperado final con el que cuenta.

Comentarios