Las películas biográficas de los Oscar 2015

El biopic (biographical motion picture), fusión del prefijo griego de vida y el inglés picture, un género del cine clásico y moderno en torno a la representación de personalidades de la vida actual o contemporánea. De moda en Londres, Nueva York y Los Ángeles, Hollywood se ha rendido al género. Por solo hablar de las nominaciones al Oscar de actor principal, cuatro de sus protagonistas juegan a personificar las vidas de sus respectivos personajes -vivos o muertos, relativamente recientes. Son ellos: el sabio astrofísico Stephen Hawking (Oxford 1942), por Eddie Redmayne; el circunspecto matemático y criptógrafo digital Alan Turing (1912-1954), según Benedict Cumberbatch; el certero francotirador Chris Kyle (1974-2013), en la mira de Bradley Cooper; y el filántropo millonario John du Pont (1938-2010), bajo la nariz de Steve Carell.

los-biopics-de-los-oscars-2015

En la categoría histórica, también están aquellas cintas basadas en capítulos reales o verdaderos –los llamado reality films. Su más notable debilidad: la condensación dramática de aspectos o capítulos fundamentales en sus respectivas biografías. En los biopic roles, la lista es larga. Al mirar hacia atrás, estos son mis favoritos: Eva Perón, el rey Jorge VI, Van Gogh, Renoir, Picasso, Pollock, Bastiat, Jim Morrison (The Doors), Nixon, John Reed, Zapata, Villa, el Che, Frida, Violeta Parra, Benny Moré, Selena, etcétera, etc.

Siendo puntos de referencia, cito algunos ejemplos por todos conocidos:

  • Edith Piaf Marion Cotillard (La vida en rosa, 2007).
  • Capote Philip Seymour Hoffman (2005).
  • Ray Charles Jamie Foxx (Ray, 2004).
  • Ed Wood Jr Johnny Depp (Ed Wood, 1995).
  • Alfred Hitchcock Anthony Hopkins (Hitchcock, 2012).
  • Mack Zuckerberg Jesse Eisenberg (The Social Network, David Fincher 2010).
  • Marilyn Monroe Michelle Williams (My week with Marilyn, 2011).
  • Jessica Chastain (Blonde, 2016).

Que la réplica no se parece al original, que poco o nada sabemos de quien se dramatizan algunas de sus vivencias en particular, que lo fundamental se sacrifica en función de aspectos frívolos e irrelevantes, que se trata de una biografía no lo suficientemente autorizada por tal persona o sus herederos, que lo importante, además del pormenorizado perfil o semblanza del personaje central, será determinar si hay conflictos enriquecedores y un hilo conductor aceptable en cuanto la trayectoria profesional e ideológica del antedicho personaje particularmente masculino en esta nota.

Pensemos en estadistas y monarcas que no hace mucho fueron dramatizados: la Reina Isabel II de Inglaterra, Margaret Thatcher, Diana Spencer, Grace de Mónaco, Mandela, Martin Luther King, J. Edgar Hoover, Idi Amin, Pablo Escobar, Dominique Strauss-Kahn, etcétera. Esta tendencia de recrear historias de vida con nombres propios, está muy de moda. Tras el Óscar, además de Hawking: el matemático Alan Turing, quien detuvo la segunda guerra, el francotirador más letal del ejército americano en Irak (Chris Kyle), el millonario benefactor deportivo John E. du Pont (Foxcatcher) y… el superhéroe caído (Birdman), tras el pasado del Batman que alguna vez fue Michael Keaton.

Supimos de la existencia del corrupto corredor de bolsa Jordan Belfort, interpretado por Leonardo DiCaprio, gracias a las habilidades narrativas de Scorsese en “El lobo de Wall Street”. Nos enteramos también que Benedict Cumberbatch hizo del hacker Julian Assange para “The Fifth State”, al igual que Michael Fassbender será Steve Jobs bajo las riendas de Danny Boyle. ¿Qué decir de un discreto pero convincente Martin Luther King, por el afro-británico David Oyelowo, en Selma? ¿Ya se sabe quién será el muy esperado Sinatra de Scorsese?

La teoría del todo, con algunos capítulos biográficos del astrofísico Stephen Hawking, derivados de una historia de amor y superación narrada por su ex esposa Jane Wilde. Dos de sus protagonistas ingleses van por el Óscar: Eddie Redmayne y Felicity Jones. El Código Enigma (The Imitation Game), adaptación nominada del libro de Andrew Hodges, con episodios angustiosos vividos en Londres por el matemático Alan Turing y su contribución para descifrar los mensajes interceptados del enemigo nazi -Benedict Cumberbatch, actor principal igualmente nominado.

La Teoría del Todo (The Theory of Everything). Del director James Marsh –creador de Man on Wire. Film autobiográfico (biopic), basado en una personalidad del mundo científico contemporáneo por todos identificable: el cosmólogo Stephen Hawking. Basado en el libro Viaje al infinito: Mi vida con Stephen de Jane Wilde, quien estuvo casada 25 años con dicho personaje. Su atención se enfoca en tres aspectos: vida sentimental y afectiva en el marco familiar, inquietudes profesionales conducentes a la publicación de “Una breve historia del tiempo” y el abordaje de una enfermedad degenerativa neuromuscular -la esclerosis lateral amiotrófica. Estudios y experimentaciones para obtener el doctorado en Ciencias de Cambridge (él) y en Artes (ella); reconocimientos en sus teorías de las relaciones espacio-temporales del universo y aquellos descubrimientos incomprensibles del agujero negro; y, finalmente, los síntomas de una pérdida progresiva de sus funciones motoras, las restricciones parapléjicas y consecutiva pérdida del habla. Se recurre a la inevitable condensación dramática y se cae en la banalización de aspectos biográficos -por cuanto uno creería que lo más importante e interesante de una historia de vida serían sus batallas personales y del entorno para ahondar en realizaciones plenas o frustradas.

biopics-2014-eddie-redmayne-stephen-hawkings

Se sabe que la Academia en Hollywood gusta de recompensar las interpretaciones de aquellos individuos afectados por enfermedades o discapacidades tanto físicas como mentales, sin tener en cuenta que, detrás de la representación de semejantes accidentes, suele haber recursos discutibles como los del exceso de maquillaje, las muecas y no pocas contorsiones.

El Código Enigma (The Imitation Game), del postulado director Morten Tyldum (noruego). Recreación de época –años tensos de guerra mundial en Londres-, con la persistencia cerebral de quien Winston Churchill dijera que gracias a él y su equipo de descifradores de mensajes se lograron reducir dos años de conflagración y varios millones más de víctimas potenciales. Su guión adaptado presenta tópicos perfectamente ambientados y dramatizados: la amistad y colocación de un diligente grupo de ingenieros de sistemas, el coraje y las responsabilidades militares de la inteligencia británica de S.M para salvar a Europa de prolongados operativos bélicos. En el género que nos ocupa de las películas biográficas (biopic), o de historias personales: la del científico Alan Turing, de quien solo al final se revela su reservada o crítica en su época orientación sexual. Benedict Cumberbatch, londinense, encarna la personalidad flemática y distante de quien se obstina en encontrar soluciones más allá de las sospechas infundadas de espionaje o contrainteligencia a favor de Rusia. Cumberbatch compite con Keaton, Cooper y Redmayne.

biopics-2014-benedict-cumberbatch-alan-turing

Francotirador (American Sniper). Estamos ante un real cazador tejano transformado en tirador certero del ejército de ocupación en Irak, quien apunta su fusil atrincherado en una terraza y produce resultados letales sobre presuntos enemigos a más de mil metros de distancia. Más allá de lecturas e interpretaciones guerreristas, un soldado profesional SEAL – mar, aire y tierra-, termina siendo idealizado por sus ciudadanos y tratado como héroe merecedor de homenajes póstumos. A partir de tres valores tradicionalistas (Dios, patria y familia), para Chris Kyle sólo había tres tipos de personas (las ovejas, los lobos y un perro pastor). Con el respeto debido a las instituciones imperialistas, en tierras ajenas por religión y geopolítica, hay comentarios desacertados en los momentos de acción bélica cuando se afirma que… “la tierra de este país huele a mierda de perro”. Peor aún, cuando se le dice “bruja maldita” a una madre herida de muerte que ha visto morir a su hijo.

biopics-2014-bradley-cooper-chris-kyle

Frente a su conciencia individualista, Eastwood ha sido el defensor de causas reprochables que cuestionan los principios mismos de la justicia. Fiel a esta doctrina y controlador de todas las etapas de producción en su compañía Malpaso, Eastwood estará siempre al lado del rencor y la venganza. Desfachatado, tranquilo e insensible, incluso en momentos de tensión o drama humano, Bradley Cooper no merecía en mi opinión estar nominado al Óscar.

Foxcatcher (Bennett Miller). Nominada a mejor guión original. Son tres sus personajes de carne y hueso: los hermanos y campeones olímpicos de lucha libre apellidados Schultz, Mark y Dave,  y el filántropo millonario John du Pont. Están consecutivamente personificados por Channing Tatum, Mark Ruffalo (actor secundario nominado) y Steve Carell –los últimos postulados en sus respectivas calidades de actor secundario y principal. Pienso que otra vez es indefinible la distancia entre ellos, puesto que me parece más apropiado el rol del deportista sicótico cuya participación tras una segunda medalla de oro en Seúl 1988 terminó siendo un fracaso. Carell, con una narizona evidentemente falsa, me dio la impresión de ser un mamarracho incómodo ante los pegamentos de su desmesurada prótesis.

biopics-2014-jon-du-pont-steve-carell

El misterio se mantiene hasta último momento y parece que en la vida real fue así: ¿Qué llevó a un multimillonario excéntrico a convertir su rancho Foxcatcher en gimnasio y residencia deportiva? ¿Sería simplemente un acto desprendido de generosidad y patriotismo? Porque nunca se supo los verdaderos móviles para acabar con la vida de uno de sus protegidos ante la mirada impávida de varios testigos. Mientras que el cuadro desalentador de un luchador con movimientos torpes y pesados se rodea de varios detalles, el caparazón del mecenas cae en evidentes esquematismo, pues nunca sabremos del verdadero motivo de sus actuaciones.

Comentarios