Las mejores películas latinoamericanas de 2015 estrenadas en Colombia

Este año no fue demasiado generoso con los estrenos de cine latinoamericano, no tuvimos tantas películas mexicanas o argentinas como en otras ocasiones, pero entre las pocas que se asomaron a la cartelera, la calidad no faltó, especialmente en el cine del sur.

1. El club, Pablo Larraín, Chile (distribuida por Babilla Cine)

mejores-peliculas-latinoamericanas-2015-el-club-pablo-larrain

2. Güeros, de Alonso Ruiz Palacios, México (Tonalá)

mejores-peliculas-latinoamericanas-2015-gueros

3. Refugiado, de Diego Lerman, Argentina/Colombia (Cineplex)

mejores-peliculas-latinoamericanas-2015-refugiado

4. Tanta agua, de Ana Guevara y Leticia Jorge, Uruguay (Babilla)

mejores-peliculas-latinoamericanas-2015-tanta-agua

5. El clan, Pablo Trapero (Argentina)/Mr. Kaplan, Álvaro Brechner, Uruguay (Babilla)

mejores-peliculas-latinoamericanas-2015-el-clanmejores-peliculas-latinoamericanas-2015-mr-kaplan

No se trata, en general, de películas de alto presupuesto, fastuosas o extravagantes. Por el contrario, lo que encontramos son historias sencillas, contadas de manera pausada, que revelan sus verdades poco a poco. La chilena El club, por ejemplo, se distancia notablemente del anterior gran éxito de Larraín, No, y cuenta la historia de una casa de reclusión de religiosos que han transgredido las normas de la iglesia.

Güeros, por su parte, cuenta con una cámara intimista que narra, en blanco y negro, las andanzas de Tomás, un adolescente de provincia que es enviado a Ciudad de México donde su hermano mayor va a la universidad, justo cuando este se encuentra en medio de un gran paro estudiantil.

Tanta agua y Mr. Kaplan, ambas uruguayas, nos llevan a parajes poco conocidos del pequeño país, y tienen tramas pequeñas pero bien desarrolladas, con un buen toque de humor.

Las argentinas, por su parte, son quizá las producciones más elaboradas, y las únicas de la lista que podrían ser clasificadas en géneros (cine negro El clan y suspenso Refugiado), sin que eso les reste su profundidad habitual.

Comentarios