Las mejores películas colombianas de 2015

Sin lugar a dudas, este fue un muy buen año para el cine colombiano, se estrenaron más de treinta películas de producción o en coproducción nacional, y algunas de ellas han conseguido grandes reconocimientos.

Como nunca, ahora se ven los frutos tras doce años de la Ley de Cine. En 2015 la resonancia del cine colombiano a nivel internacional fue mayor, gracias especialmente a la participación en Cannes de La tierra y la sombra (hito histórico con el galardón Cámara de Oro a mejor ópera prima en todas las secciones del Festival), Alías María (que participó en Una Cierta Mirada, la segunda categoría en importancia) y El abrazo de la serpiente (en la Quincena de Realizadores, donde recibió el premio Art Cinema). Dicha participación fue la segunda en importancia en la región (después de México), tanto por la cantidad de producciones que estuvieron en el festival de cine más relevante del mundo, como por la resonancia de las categorías en las que estuvo y los reconocimientos que finalmente se llevó.

He aquí, pues, las cinco mejores películas colombianas de este año, según CBCine.

1. El abrazo de la serpiente, de Ciro Guerra (distribuida por Cinecolor)

mejores-peliculas-colombianas-2015-el-abrazo-de-la-serpiente

 

2. La tierra y la sombra, de César Acevedo (Cineplex)

mejores-peliculas-colombianas-2015-la-tierra-y-la-sombra

 

3. Gente de bien, de Franco Lolli (Cinecolombia)

mejores-peliculas-colombianas-2015-gente-de-bien

4. Carta a una sombra, Miguel Salazar y Daniela Abad (Cinecolombia)

mejores-peliculas-colombianas-2015-carta-a-una-sombra

5. Siempreviva, de Klych López (Cinecolombia)

mejores-peliculas-colombianas-2015-siempreviva

 

Con menciones deberían aparecer también Alias María, de José Luis Rugeles; Violencia, de Jorge Forero; El valle sin sombra, de Rubén Mendoza; Ella, de Libia Stella Gómez y Ruido rosa, de Roberto Flores Prieto, pues también figuraron con más de una mención en nuestras listas personales y son muy relevantes en cuanto a la variedad y la calidad que está caracterizando a buena parte del cine colombiano.

A diferencia de lo que sufrieron la mayoría de estos largometrajes en su lucha por una exhibición digna —con el ejemplo más impactante, la eliminación de las salas a una que ya tenía compromiso de estreno, Las testas de mi madre—hubo un acuerdo de distribuidores y exhibidores para lanzar en todas sus salas la película Colombia, magia salvaje, que aunque trata sobre el país y partió de una idea original nacional, cuenta con una producción y estímulos mayoritariamente extranjeros, y una alianza estratégica nunca antes vista, la realizada con el grupo empresarial Éxito.

Comentarios