La culpa también es mía por Jhon Freddy Pérez Pita

Se debe atajar un problema de mercado mediante una solución de mercado”. Javier Machicado

Se está tratando, pues, al cine nacional, como una industria, lo que sin duda no es.” Lisandro Duque Naranjo

En efecto esto que algunos llaman industria cinematográfica nacional sigue sufriendo el hecho de que el marketing, la distribución y las ventas cinematográficas aún se vean relegadas de las aulas, de los pensums académicos, de los planes de formación del sector, de la formación no formal, de las estrategias de las películas que se estrenan, y hasta de las políticas públicas… Para constatar mi afirmación tan sólo hay que echar un vistazo al multiplex que tengamos más cerca: llegas a la sala en cuestión y (casi sin ver) pillas el cartel de una película colombiana –¡oh sorpresa!- de cuyo estreno no se enteró ni dios, con horarios de proyección para nada amigables y –muy seguramente- la sala casi vacía durante los pases; y si vuelves por allí la siguiente semana, seguro que aquella buena película colombiana ya no estará en cartelera, y -más que seguro- será el turno de otra producción nacional que recorrerá el mismo camino. En 2016 se estrenaron alrededor de 40 películas colombianas en salas nacionales y el box office promedio de la mayoría de las producciones fue inferior a los 10mil asistentes1.

Por fortuna este tema se va haciendo presente en las discusiones no sólo de pasillo, vemos como en esta línea se vienen pronunciado, cada vez más, desde diversos ámbitos; por ejemplo uno de los ejes de discusión en el Encuentro Nacional de Cinematografía del 2015 fue precisamente “Exhibición y Distribución” (Proimagenes Colombia Fondo Cinematográfico, 2015); desde la universidad se han realizado algunos acercamientos como el de Jerónimo Rivera-Betancur (Universidad de Medellín)2; ya contamos con artículos en blogs “especializados” como la Pajarera del Medio3; recientemente en artículos de algunas publicaciones gubernamentales como Cuadernos de Cine Colombiano Nueva época, de la Cinemateca Distrital de Bogotá D.C4.; e incluso algunos medios y periodistas ya hablan del tema; aunque hay que decirlo, de su parte falta todavía análisis, profundidad y reflexión al respecto. Pero ya se incluyen estos temas en las diferentes y diversas discusiones y sabemos que lo que tenemos es tela por cortar.

En dicho artículo de 2015 justificaba la inclusión de esta fase de la producción audiovisual dentro de los pensums de las carreras universitarias e incluso invitaba a que se pensara para el país desde la educación postgradual que tanta falta nos hace, ya que “producto audiovisual que no llegue al mercado, no existe.” Y hacía esto en un contexto nacional por demás muy interesante (en el que aún estamos inmersos, incluso) donde se estrenaron 36 películas colombianas (COLPRENSA, 2015), entre ellas la siempre bien recordada “Colombia Magia Salvaje” (Mike Slee, 2015); a nivel internacional los medios hablaban de cómo cada vez más personas acudían a las salas de cine pese a la piratería, a las plataformas en internet (Netflix a la cabeza) y a las nuevas ventanas emergentes5… Este panorama poco ha cambiado hoy día: sigo hablando de la importancia de tener en cuenta esta cuarta fase de la producción audiovisual en el proceso formativo, sigue creciendo el número de películas nacionales en las salas de cine (y en los festivales internacionales), sigue aumentando el número de compatriotas que acuden a las salas de cine, sigue creciendo la piratería de películas (cada vez es más frecuente ver tiendas de barrio especializadas), Netflix sigue a la cabeza, las ventanas emergentes siguen ganando adeptos, las producciones nacionales siguen sin público en sus proyecciones, durando un fin de semana en salas; siguen sin conectarse con el público, siguen sin ser un buen negocio para nadie, el público colombiano sigue sin creer en su propio cine y la “gente del medio” sigue quejándose.

El negocio

Recuerdo que dije, y creo que ya todos lo sabemos: “debemos pensar en qué estrategias le vendrían bien a nuestro producto (audiovisual) para que llegue a su público, ¿en dónde lo debería presentar (festivales) de cara a obtener un palmarés? ¿cuál sería el mejor poster para la película? ¿cuál sería un buen canal de distribución? (…) Cuestionamientos para nada banales dentro del proceso de creación de una (posible) industria cinematográfica colombiana.” (Pérez Pita, 2015)

Mi interés es que lleguemos bien y pronto a esa tierra prometida de la industria cinematográfica nacional. Pero para ello nuestras películas deben encontrar al público (nunca será al contrario) y la academia, la universidad, el programa de formación audiovisual; debe aportar aún más, porque como lo dice Jaime Tenorio6: “el grave problema de las películas nacionales sigue siendo la distribución y la ausencia de buenas estrategias de promoción, sumado a una falta de preparación de los productores en estos temas (…) El productor que llega desgastado al estreno después de haber hecho un gran esfuerzo buscando la financiación y produciendo la película, olvida que la promoción demanda una estrategia que debe diseñarse desde antes del rodaje.” (Cinemateca Distrital – Gerencia de Artes Audiovisuales del IDARTES, 2017) Si se ve el mercado local, se encontrarán tal vez dos o tres empresas “especializadas” en el tema (y créanme que lo googlee con persistencia) que hacen lo mismo película tras película: “Todos lo mismo, abren las mismas redes sociales, siempre: Facebook, twitter e instagram; sin excepción. Redactan el mismo correo re-pesado de texto para su mailing y se los envían a los mismos de siempre. Se invitan a los mismos periodistas para los pases de prensa y siempre se entregan memorias USB con los mismos archivos de siempre de las películas”, me contó en días pasados una amiga que trabaja en una de las muy pocas agencias en cuestión.

Por otra parte tenemos a las políticas públicas a nivel nacional que han estado enfocadas principalmente a la producción de largometrajes; pero en el contexto que nos reúne “la respuesta de la política cinematográfica colombiana ha estado focalizada en el ámbito de lo que se suele llamar formación de públicos”7; lo que demuestra fehacientemente que desconocemos a dicho público en términos de negocio, y –digamos las cosas con todas las letras- esto es un negocio, nos guste o no. Cristina Gallego productora de “El abrazo de la serpiente” (2015) sobre el tema, dijo en una entrevista: “siento que los productores estamos muy solos en el trabajo de la promoción y estas cosas. Realmente no hay una guía de parte del Ministerio ni de la ley ni de Proimágenes para saber uno qué debería hacer para promocionar su película”8 ¡y fue nominada en los Oscar’s 2016!

Y aquí es importante resaltarle a los programas de formación audiovisual el papel primordial que juegan (o deberían jugar) ya que, como dice Andrea Echeverri hablando sobre la Escuela de Cine y Televisión de la Universidad Nacional, “En seguida se despliega su plan de estudios, muy cuidadoso y exhaustivo en sus componentes teóricos y de talleres prácticos y oficios, pero carente por completo de materias sobre legislación, comercialización, distribución y exhibición, mercadeo y publicidad fílmicos”9. Pero no es sólo que exista la clase y tenga un buen profesional-docente y se imparta (¡que ya es mucho!); es que a partir de ahí se encontrarán caminos como (ya lo mencionaba) la formación postgradual y/o no formal, proyectos de investigación en torno al tema: conocimiento de los públicos, “es hora de empezar a estudiar el complejo entramado de circulación y consumo digital”10, sabemos que hay diferentes tipos de audiencias que responden a diferentes ventanas de exhibición y que –por tanto- (re)quieren diferentes contenidos; pero no le conocemos.

Y son los programas de formación audiovisual –en un momento donde la clave está en la internacionalización de producciones y públicos y en la “transmedialidad”11- los llamados por excelencia a recorrer dichos caminos, a contribuir desde el aula en la consolidación de una industria-mercado audiovisual en nuestro país, en la región latina y en el mercado internacional, a formar profesionales que el mercado laboral requiere; para que nuestros estudiantes puedan lograr algo con sus proyectos audiovisuales; para que cuando tengamos una economía naranja, desde el audiovisual, próspera, la comunidad académica pueda decir: ¡la culpa también es mía!

Jhon Freddy Pérez Pita

Director de Fotografía Cinematográfica Docente Área de Imagen,

Dirección y Producción de Cine y Televisión

Universidad Manuela Beltrán, Bogotá – Colombia

 

Notas pie de página

1 Claro, se debe tener en cuenta que películas como “El Paseo 4” (Juan C. Pinzón, 2016) están muy por encima de esta cifra, al igual que producciones como “Pasos de Héroe” (Rincón, Correa, & Giraldo, 2016) u “Oscuro Animal” (Felipe Guerrero, 2016) están muy por debajo. Para mayor información al respecto recomiendo ver -con lupa- las cifras de box office que publica periódicamente Proimágenes Colombia en su portal y/o en su newsletter -Pantalla Colombia: http://www.proimagenescolombia.com/secciones/cine_colombiano/cine_en_cifras/pantalla_colombi a_historico.php?pagina=2

2 Rivera-Bentancur, J. ¿Va el cine colombiano hacia su madurez? Análisis de 10 años de ley de cine en Colombia; en el 2014.
3 Liderado por el profesor Pedro Adrián Zuluaga, se encuentra en http://pajareradelmedio.blogspot.com.co/

4 Caso específico: Cuadernos de Cine Colombiano – nueva época: Instrumentos del Estado para el fomento del cine. Cinemateca Distrital – Gerencia de Artes Audiovisuales del IDARTES. Bogotá, 2017
5 Cf., por ejemplo, el artículo del periódico El Colombiano: http://www.elcolombiano.com/cultura/cine/rapidos-y-furiosos-7-la-pelicula-mas-vista-en-2015-en- colombia-EB3289969

5 Cf., por ejemplo, el artículo del periódico El Colombiano: http://www.elcolombiano.com/cultura/cine/rapidos-y-furiosos-7-la-pelicula-mas-vista-en-2015-en- colombia-EB3289969

6 Artículo “El Estado y el fomento del cine colombiano”. Tenorio fue el Editor invitado del número 26 de los Cuadernos de Cine Colombiano – Nueva época de la Cinemateca Distrital. Instrumentos del Estado para el Fomento del Cine. P. 17
7 Machicado, Javier. Artículo “Transformaciones de los públicos del cine en Colombia: preguntas para la política pública”. Íbid. P. 49

7 Machicado, Javier. Artículo “Transformaciones de los públicos del cine en Colombia: preguntas para la política pública”. Íbid. P. 49

8 Entrevista realizada por Ximena Ospina Huratado. Íbid. P. 158

9 Echeverri, Andrea. Artículo “Ley de cine, narración y público. El efecto de los instrumentos del Estado en las tendencias narrativas del cine argumental colombiano contemporáneo”. Íbid. P. 68
10 Machicado, J. Op. Cit. Íbid. P. 58
11 Sólo por nombrar una película reciente, “The 33” (Patricia Riggen, 2015). Y desde lo digital, el documental interactivo “Pregoneros de Medellín” de Ángela Carabalí, 2015.

 

 

Bibliografía

Cinemateca Distrital – Gerencia de Artes Audiovisuales del IDARTES. (2017).

Cuadrenos de Cine Colombiano – nueva época: instrumentos del Estado para el fomento del cine (Vol. 26). (J. Tenorio, Ed.) Bogotá, Colombia, Colombia: Cinemateca Distrital; IDARTES.

COLPRENSA. (24 de diciembre de 2015). El 2015, un gran año para el cine colombiano. El Colombiano. Recuperado el 01 de mayo de 2017, de http://www.elcolombiano.com/cultura/cine/el-2015-un-gran-ano-para-el-cine- colombiano-AE3341561

Pérez Pita, J. F. (27 de abril de 2015). El Cuarto Elemento de la Producción Cinematográfica. (A. C. Digital, Ed.) Recuperado el 01 de mayo de 2017, de Articulos Comunicación Digital: http://articulados.co/el-cuarto-elemento-de- la-produccion-cinematografica/

Proimagenes Colombia Fondo Cinematográfico. (2015). Informe Sobre Encuentro Nacional de Cinematografía. Mesas de Trabajo Sectorial, Ministerio de Cultura, Bogotà. Recuperado el 20 de agosto de 2015

Publicaciones Semana S.A. (29 de Enero de 2017). Las salas de cine baten récords de taquilla. Semana. (Economía, Ed.) Colombia: Publicaciones Semana S.A. Recuperado el 10 de marzo de 2017, de http://www.semana.com/economia/articulo/ingresos-del-cine-en- 2016/513520

Rincón, H., Correa, N., Giraldo, M. (Productores), Rincón, H. (Escritor), & Ricón, H. (Dirección). (2016). Pasos de Héroe [Película]. Colombia: Royal Films.

Rivera-Betancur, J. (julio-diciembre de 2014). ¿va el cine colombiano hacia su madurez? Análisis de 10 años de la ley de cine en Colombia. Anagramas Rumbos y Sentidos de la Comunicación, 13(25), 127-144. Recuperado el 25 de abril de 2017, de http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=491548259008

Filmografía


Carabalí, Ángela. Pregoneros de Medellín. Documental interactivo. Colombia,

  1. En línea: https://www.pregonerosdemedellin.com/#es Guerra, Ciro. El abrazo de la serpiente. Colombia, 2015, 125 min. Guerrero, Felipe. Oscuro animal. Colombia, 2016, 107 min. Pinzón, Juan C. El Paseo 4. Colombia, 2016, 136 min.
Riggen, Patricia. The 33 (Los 33). EE.UU, 2015, 127 min.
Rincón, Henry. Pasos de héroe. Colombia, 2016, 132 min.
Slee, Mike. Colombia magia salvaje. Colombia, 2015, 90 min.

 

Comentarios