HITLER CONTRA PICASSO

 Una guerra contra el arte

De la historia del nazismo siempre se conocieron los detalles del terrible holocausto judío que dejó el ejército nazi y de su ideológica antisemita sembrada durante la Segunda Guerra Mundial  por uno de los mayores dictadores de la historia Adolf Hitler. Sin embargo, poco se conoce sobre sus ataques contra el arte: una cruzada que resultó en más de seiscientas mil pinturas saqueadas, cien mil obras perdidas y una búsqueda de muchas más  que continúa setenta años después.

El arte como instrumento de resistencia siempre se ha convertido en un problema para los dictadores que buscan controlar cualquier medio de expresión que vaya en contra de sus ideologías. Es por ello, que el régimen nazi en 1937 inició su guerra contra esta disciplina, censurando al arte moderno que ellos llamaban “arte degenerado”, ridiculizándolo en exposiciones que realizaban en Munich, donde además buscan enaltecer  “el arteario puro”. En ese momento comenzaron los saqueos a los museos europeos, y a las casas de los coleccionistas judíos.

Esta es la historia que nos relata el documental Hitler vs Picasso a través de imágenes de archivo y de reveladores testimonios de los descendientes de estos coleccionistas judíos que bajo amenaza  tuvieron que vender sus obras para  salvar sus vidas y las de sus familias. Igualmente, presenta comentarios de periodistas, historiadores, curadores, coleccionistas, investigadores, abogados, entre otros.  Sin lugar a dudas esta película cuenta con una gran investigación que nos permite entender ese lado poco conocido del nazismo.

Por su parte, el documental dirigido por Claudio Poli nos hace un recorrido por las ciudades europeas  donde ocurrieron estos atentados. En cada una de ellas, se reconstruyen los hechos a través de los mencionados testimonios, archivos clasificados  y las últimas obras de arte descubiertas, que ofrecen al espectador un claro contexto sobre este hecho que marco la historia del arte.

Asimismo, nos muestra otra faceta del dictador, un Hitler obsesionado por el arte que robaba obras maestras de gran valor que ocultaba en gigantescas minas de sal, pero a su vez planeaba crear un museo en Linz, proyecto solo quedó plasmado en papel. Pero el Führer no fue el único con estas ambiciones, su amigo y líder militar de su partido Hermann Goering también mostraba una fuerte atracción por coleccionar valiosas pinturas a tal punto de mandar a ejecutar a los propietarios que se negaban a vender o entregar sus colecciones.

Entre las obras robadas se encontraba la colección de Paul Rosenberg, un importante coleccionista del siglo XX  que tenía en su poder pinturas de artistas como Picasso y Matisse. Igualmente aparecen las obras robadas de colecciones estatales holandesas y el Dossier Gurlitt que por primera vez muestra la colección que Cornelius Gurlitt, el hijo de uno de los mercaderes que colaboraba con los nazis que durante muchos años escondió en su residencia este valioso tesoro.

Finalmente, dentro de este largometraje se resalta la narración, la música, las imágenes inéditas y la amplia investigación sobre este suceso. En conclusión, es un documental muy bien elaborado que cumple con su objetivo.

 

Jaime Heredia

Estudios realizados de Humanidades clásicas. Administrador y comunicador social.

Estudios de cine: Universidad Javeriana – Universidad El Salvador (Buenos Aires) – Universidad Gregoriana (Roma).

Dirección de cine-foros con Universitarios. Cursos de cine y crítica: Bello Horizonte (Brasil) – Universidad Pro Deo (Roma). Participación en festivales de cine: (Mar del Plata y San Sebastián). Columnista semanal de crítica de cine (Portafolio y ADN).

El cine es un arte que ofrece muchas posibilidades: Abre horizontes, enseña a pensar, divierte.

Comentarios