‘Gata sobre el tejado de Zinc’: Un retrato de la hipocresía social

Escrita en 1955 por Tenesse Williams, ganadora del premio Pulitzer en 1955 y llevada al cine en 1958 con las actuaciones estelares de Paul Newman y Elizabeth Taylor, ‘Gata sobre el tejado de Zinc’ es una contundente obra de la literatura contemporánea estadounidense, donde los diálogos sutiles y las situaciones claustrofóbicas ofrecen un retrato de la realidad familiar de las clases altas del sur de Mississippi. Allí, la hipocresía social está presente en las relaciones de poder y conveniencia, dentro del seno de una familia que presume de armónica y tradicional solo para ocultar sus propios fantasmas.

Ahora y después de muchas adaptaciones teatrales provenientes de una reedición especial hecha por su autor en 1974, llega a las salas seleccionadas de Cine Colombia en varias ciudades del país como Bogotá, Medellín entre otras, la más reciente adaptación de este clásico de Tenesse Williams, en el espacio del ‘National Theater Live’, y que fue grabada en el teatro Apollo, de la ciudad de Londres, centro cultural por excelencia del mundo occidental.
Los días 15 y 16 de septiembre se podrá admirar el trabajo de Sienna Miller y Jack O’Connell, quienes encarnan a Maggie y Brick, una pareja de esposos que vive su propio drama. Èl, hijo de un poderoso empresario de la industria del algodón, además de tener una pierna fracturada después de un accidente vehicular, que no le permite volver a ser el exitoso jugador de fútbol americano que era, ya no soporta ni desea a su esposa debido a su verdadera tendencia sexual, y ahora utiliza el alcohol como el único escape a la cruda realidad de su familia y de su vida.

Jack O’Connel (Brick) y Sienna Miller (Maggie) ofrecen en el teatro Apollo de Londres una excelente representación de Tenesse Williams ‘Gata sobre el teatro de Zinc’. 

Ahogado en la desesperación y el nihilismo, Brick se obra mantiene un claustrofóbico ambiente donde la cama, el espejo y las constantes irrupciones de niños gritando generan un ambiente de tensión, mientras Maggie intenta por todos los medios revivir en él la pasión que alguna vez tuvo por ella, mostrando en medio de diálogos que revelan el infierno familiar que se cierne sobre un ambiente de aparente armonía, la farsa de dos personas que conviven solo por la apariencia social; pero también muestran los verdaderos sentimientos románticos de Maggie hacia Brick que develan que a pesar de saber su sexualidad diferente aun ama a ese hombre que idolatraba desde su juventud.

La mayor fuerza de la obra radica en su segundo acto, cuando la brillante actuación del actor Colm Meaney, de origen irlandés, como el rudo patriarca agonizante, destapa ante la audiencia la verdadera tendencia sexual de su Brick, en una serie de diálogos contundentes, donde Meaney logra un acento prefecto del Sur de los Estados Unidos, mientras abre con diálogos poderosos la caja de Pandora sobre la realidad de su condición de salud y al buscar la verdad en su hijo termina desenmascarando a su familia y la farsa de su propio mundo, mostrando que la fragilidad de la vida irreversiblemente no se puede derrotar con el sentir del potencial económico.

Colm Meaney, transforma su tradicional acento irlandes para llevar al espectador al mundo de Bigdaddy, un millonario industrial del Sur de los Estados Unidos 

Adicionalmente, este montaje explora la sensualidad, al desnudar en cuerpo y alma el deseo de Maggie de estar con su esposo, y las escenas íntimas entre Miller y O’Connell logran un realismo impresionante, gracias al trabajo escénico comprometido y respetuoso de su director Benedict Andrews, quien aprovecha la belleza, sofisticación e inmenso atractivo de sus actores para mostrar al espectador un erotismo abierto y respetuoso, donde los contrastes de luz y oscuridad en el escenario develan el deseo de una mujer por ser amada y la decisión final de un hombre de ceder a los caprichos de su compañera para poder salvar a su madre de la codicia de su hermano mayor, todo con un manejo impecable del desnudo en escena y de la intensidad de los diálogos de Williams que hacen del segundo acto un desenlace contundente y magistral para los espectadores y que deja a las audiencias en un incómodo silencio que se convierte en una grata ovación.

Sienna Miller muestra su talento en ‘Gata sobre el tejado de Zinc’. 

Asimismo, la obra ofrece una fuerte crítica al rol de la religión como regulador moral de la sociedad, al presentar al personaje del reverendo, que en momentos difíciles debería ser el consuelo y apoyo de esa familia, como un alivio cómico que solo aparece cuando hay celebración y dicha, pero que se esfuma ante la confrontación de la verdad sobre la condición de salud del patriarca familiar.

De igual manera, aunque toda la obra transcurre en un mismo escenario, manejando un principio aristotélico de la poética de este filosofo griego, la obra en ningún momento pierde la tensión de las historias que cuenta y los personajes emergen en el escenario para ir develando sus verdaderas intenciones y mostrando al espectador como Brick y Maggie, a pesar de sus diferencias comparten en el fondo una genuina honestidad de preservar lo que creen correcto, mientras que el hermano de Brick y su familia, aparentemente amorosa, son reflejos de una sociedad moralista, codiciosa y manipuladora que solo busca aprovecharse del dolor de su padre para sacar dividendos, utilizando incluso a sus propios hijos para cantarle a su padre canciones de amor que los niños no sienten y que el patriarca familiar sabe que solo son ecos de falsedad, lo cual deja claro en el espectador que las supuestas imperfecciones de conducta solo develan una profunda humanidad que lo político o socialmente correcto no es capaz de generar.

Un solo escenario es el testigo del dolor y la reconciliación entre Maggie y Brick

Por lo tanto, ‘Gata sobre el tejado de Zinc’ es una obra que a pesar de haber sido escrita durante los años 50, sigue planteando temas contemporáneos como la hipocresía social, los tabúes, el temor a la sensualidad, la falsa idealización de las relaciones familiares, pero sobre todo que los sentimientos más profundos y auténticos pueden yacer en la tenacidad y en la diferencia de individuos que están por encima de aquellas personas e instituciones que dicen proclamarlos. Así que esta nueva versión no solo se mantiene fiel al estilo de la obra original, sino que también al apagarse las luces logra que el espectador se lleve a casa una profunda reflexión sobre lo que se considera son los clásicos valores familiares y sociales.

Ángel Galindo

Docente de español e inglés de la Universidad Pedagógica Nacional con más de ocho años de experiencia, periodista freelance del diario El Tiempo durante ocho años desde mayo de 2005 hasta Junio de 2013.

Colaborador del Cine Club de la Universidad Central en los ciclos de “Shakespeare en el Cine”, Octubre de 2011, “Dickens en el Cine” en Agosto de 2013, “Semana del Cine Coreano” en Agosto de 2013 y “El Quijote en el cine” en el 2014, donde ofreció varias charlas especiales para vincular el mundo del cine con la literatura.

Adicionalmente realizó el cubrimiento del quincuagésimo festival de cine de Nueva York, donde publicó reseñas informativas sobre la cinta “The paperboy” (2012) protagonizada por Nicole Kidman y dirigida por Lee Daniels.

En la actualidad es colaborador de la revista Whatsup y de la página web www.defilm.net A continuación se puede apreciar una muestra de su trabajo: http://cine.revistawhatsup.com/2015/12/macbeth-2015-la-locura-y-la-obsesion.html

Comentarios