EL INFILTRADO DEL KKKLAN

De la vida real contra el racismo

Este “thriller” dirigido por Spike Lee (Haz lo que debas, Malcolm X,), parte de un hecho real de Ron Stallworth, ambientado en los años 70 en Colorado Springs.

Spike Lee no es el único director que se ha pronunciado en defensa de los derechos humanos de las minorías, aunque aquí utiliza algo de humor, ironía, un falso documental al inicio y termina con crueles y auténticas imágenes de esta lucha racista.

Es difícil pensar que un detective afroamericano logre infiltrarse en la cúpula de la secreta organización KK Klan. Sin embargo Stallworth llegó a ser miembro activo y hasta jefe de división con el fin de evitar actividades criminales planeadas por ese clan.

Utilizó diversas estrategias para hacerse pasar por un extremista blanco en la línea telefónica y tuvo que mandar en su lugar a un blanco, judío por cierto,  a las reuniones personales con los miembros de la secta para investigar sus actividades.

Ron Stallworth, interpretado por John David Washington, (el hijo de Denzel), audaz, cínico y atrevido, el infiltrado y su compañero Flip Zimmerman, de ascendencia judía, son los protagonistas del núcleo central de este controvertido largometraje: presenta una mezcla de géneros en su estructura ideológica que por momentos puede ser desconcertante. Evidentemente es pacifista y denuncia la crueldad y la violencia de las actividades de ese clan.

Bien actuada con buena ambientación y un suspenso ascendente.

Comentarios