DOCE DÍAS

Duro documental sobre la justicia implacable ante los desequilibrios mentales

El director y fotógrafo Raymond Depardon, presenta un fuerte y angustiante documental sobre las audiencias que se realizan en los centros psiquiátricos en Francia. El cineasta, recoge estos extraordinarios encuentros, basados en hechos reales,  entre la justicia y la psiquiatría. Durante estos, se debe tomar una decisión crucial: ¿El paciente, obligado a entrar al hospital, debe irse o quedarse? Son doce días después de los cuales una vida puede cambiar para siempre.

Antes de los 12 días, los pacientes comparecen ante un tribunal en compañía de un abogado y un juez, quienes se encargan de manifestarles los motivos por los cuales fueron ingresados al hospital para que entreguen su versión de los hechos  y respondan si es necesaria su permanencia en este lugar.

Durante las sesiones, se pueden observar los rostros de ansiedad de estas personas por obtener su libertad, pero los dictámenes de las autoridades del centro psiquiátrico, dejan sin argumentos a los internos, que no tienen otra opción que resignarse y seguir con el tratamiento.

Las imágenes que se muestran en el documental son realmente crudas, tristes, pero realistas. A través de estas, el espectador puede entender con claridad el estado mental de cada interno, pues ellos dejan ver tanto su estado anímico como mental, por medio de su lenguaje corporal,  que al parecer es el más diciente. Elementos que en ocasiones pueden llegar a ser empáticos, puesto que revelan esos fragmentos de humanidad.

Por su parte, el largometraje expone  esos fríos y largos pasillos del centro psiquiátrico,  iluminados con luces de neón, donde se escuchan los gritos de locura a puertas cerradas. Igualmente, el director saca su cámara  al exterior del hospital para mostrar a esos otros internos deambulando o sentados en una banca,  acompañados de lluvia y penumbras, dejando al desnudo esta realidad.

Sin lugar a dudas, cada caso refleja las falencias de una sociedad en las que la depresión, el abandono, la discriminación, la soledad y hasta el acoso, llevan a las personas a cometer actos atroces contra los demás o contra ellos mismos.

Finalmente, 12 DÍAS es un documental clínico y humano, con elementos que permiten entender el origen del desequilibrio mental de los casos expuestos. Además,  se evidencia ese triste debate entre los pacientes hospitalizados involuntariamente y los jueces, quienes son el reflejo de la frialdad de las leyes.

Comentarios