Después de la Tormenta: los sueños deben llegar a la realidad

El japonés Kore-eda Hirokazu, nacido en Tokio, ha sido muy exitoso en la dirección de diversas películas, algunas de ellas son: After life, Distance, Seguir caminando, Nuestra hermana pequeña, que obtuvo cinco premios en Cannes en 2015.

Este director tiene preferencia en sus guiones por temas sociales, familiares y muy humanos.

La dirección, el guión y el montaje son suyos en esta humana película, que lleva al protagonista (Ryota) a reflexionar sobre algunos desvíos de su vida pasada y reencontrarse nuevamente.

A la muerte de su padre, un sorpresivo tifón obliga a toda la familia a pasar la noche juntos en casa de la abuela y les da la oportunidad de dialogar sinceramente. Se debe resaltar en el guión la profundidad de los diálogos y los valores humanos de los mayores. El tema se basa en recuerdos y experiencias personales del director: “No todo el mundo puede convertirse en lo que desea ser”, fueron sus primeras palabras para el guión. Y analiza que muchas personas tienen dificultades que les impiden convertirse en los adultos que querían ser. Hirokazu con estas imágenes y secuencias invita a los espectadores a una reflexión personal sobre sus ideales, su vida presente y sus objetivos para el futuro.

Los personajes están muy bien caracterizados, su actuación sencilla y convincente, acorde con la temática de la obra.

Comentarios