De Regreso a Borgoña

El director francés Cédric Klapisch presenta una historia muy humana en esta película que tiene secuencias jocosas y  dramáticas, mientras la narración se desarrolla en el tiempo de un año, que hermosamente se puede apreciar con unas bellas imágenes y una fotografía abierta mientras van transcurriendo las estaciones.

Pio Marmaï, Ana Girardot y François Civil son los actores y protagonistas que integran el núcleo de la narración: tres hermanos Jean, que regresa, al viñedo propio de su familia después de vivir muchos años en otros países, y se reúne con sus hermanos Juliette y Jérémie con ocasión de la muerte de su padre.

Ese reencuentro fraterno no es fácil en un comienzo. Se pone en común lo vivido por cada uno y deben decidir qué hacer con el viñedo que han heredado.

Klapisch introduce al espectador en todo lo referente al proceso vinícola (tal vez por momentos se excede), pero logra presentar el camino individual que los hermanos van a seguir. Además el director hace énfasis en el valor de la familia y el amor a la tierra: “La tierra no le pertenece al hombre… es el hombre el que le termina perteneciendo a la tierra”, dice uno de los protagonistas.

Una película muy agradable, con hermosa ambientación y al mismo tiempo didáctica. Ya se ha exhibido en varios países con notable aceptación.

Comentarios