Cine colombiano: Audiencias y distribución

Publicado inicialmente, en inglés, en The Bogotá Post.

El boom mediático que ha generado la nominación de la película “El Abrazo de la Serpiente” al premio Oscar de la Academia en la categoría de Mejor Película Extranjera ha puesto a la gente a hablar sobre el cine colombiano. Expertos, periodistas, críticos, cinéfilos, gente del común. Todos parecen tener una opinión. Algunos aplauden la candidatura, reconociendo lo conveniente que será para el desarrollo de nuevos proyectos cinematográficos en el país, mientras que otros cuestionan el trabajo que se ha hecho en distribución, relegando el cine nacional y dándole mayor espacio al cine comercial o cine de “Hollywood”. Lo que es cierto es que el tema está de moda y eso es bueno. Es importante que comencemos a discutir sobre el estado del cine en Colombia y a conocer qué esfuerzos se hacen para que los cineastas nacionales encuentren cada vez más apoyo y difusión de sus obras.

cine-colombiano-audiencias-y-distribucion
Tomada de: blogbagatela.wordpress.com

El Abrazo de la Serpiente cuenta con credenciales suficientes para estar disfrutando de este baño de reconocimientos. Se trata de una película con una estética y producción impecables, producción que estuvo a cargo de Cristina Gallego, esposa del director Ciro Guerra, y quien es pieza clave del éxito. La película reconoce el conocimiento ancestral de las comunidades indígenas, vuelve la mirada a la Amazonía colombiana, quizá una de las regiones del país más olvidadas y aborda, entre otros asuntos, la sangrienta y despiadada guerra del caucho. “El spotlight está enfocado en el cine colombiano ahora. Quizás esa coyuntura sea buena para avanzar en mecanismos de distribución y exhibición (talón de Aquiles de casi todas las industrias fílmicas en América Latina), y podamos ver el trabajo de otros directores”, afirma la académica y experta en archivo fílmico Juana Suárez.

CINE-COLOMBIANO-AUDIENCIAS-Y-DISTRIBUCION-EL-ABRAZO-DE-LA-SERPIENTEPero qué pasa con las audiencias y qué se viene en términos de distribución en Colombia. Luego de que se conociera la nominación, sucedió lo usual. Las redes sociales se inundaron de mensajes de celebración con tono patriótico, los teatros anunciaron la reprogramación de la cinta y los medios de comunicación se volcaron sobre la película sin ahorrar alabanzas, aun cuando éstas no fueran de carácter netamente cinematográfico. No es posible saber si se trata de una euforia momentánea, de una colombianada más, y entonces, regresaremos a las carteleras llenas de cine comercial, humor chabacano o producciones hechas por encargo, como lo fue “Magia Salvaje”, película que alcanzó una cifra histórica de casi 2.3 millones de espectadores.

Pero lo más importante de la nominación al Oscar es aprovechar las circunstancias para que la gente comience a ver el cine nacional como una opción real de consumo cultural y de entretenimiento, para que estas producciones no queden confinadas a festivales y a estar tan solo un par de semanas en la cartelera nacional. El Abrazo de la Serpiente es el resultado de un trabajo continuo y eficiente que comenzó desde la Dirección de Cinematografía con su objetivo de construir una industria y autores cinematográficos. Así lo cree el escritor y periodista Ricardo Silva, quien afirmó que “Creo que la nominación es la consecuencia de un trabajo bien hecho y que la ley del cine de 2003 en efecto consiguió lo que se proponía. También es el resultado del talento de una generación de cinéfilos que tuvieron a la mano todo el cine del mundo y crecieron sin complejos y sin miedos de país subdesarrollado”.

Para Silva también es importante reconocer las características de Ciro Guerra como director, “un artista que sabe lo que quiere, que tiene unas obsesiones que no lo dejan en paz y un temple de comandante que es el que se requiere para sacar las empresas enormes que son las películas”.

Es claro que lo que está ocurriendo no es una sorpresa, sino el resultado del trabajo de más de una década. Este éxito llama a los espectadores y a los exhibidores, por supuesto, y es así como se mueve una industria como el cine hoy en día. Pero de ahí la importancia de los medios masivos y de los líderes de opinión a la hora de mostrar que aunque estemos hablando de quizá el más importante reconocimiento en la historia de nuestro cine, o por lo menos, el más mediático, hay más películas para resaltar y que este último año en particular fue sumamente productivo con obras tan destacadas como “La Tierra y la Sombra”, “Violencia”, “Gente de Bien” o “La Ciénaga, entre el mar y la tierra”, reconocida recientemente en Sundance.

cine-colombiano-audiencias-y-distribucion-la-cienaga-entre-el-mar-y-la-tierra

Pero para que los espectadores cambien sus dinámicas de consumo habrá que hacer un gran trabajo en el tema de distribución. Para Sandra Milena Ríos, directora de Cinevista Blog y miembro del Círculo de Críticos y Comentaristas de Cine de Bogotá, “La nominación al Oscar no oculta las falencias que tiene la Ley del Cine, pero sin duda pone un buen ambiente en la industria de cara que se siga invirtiendo. Ejemplo de ello son los recientes nuevos incentivos anunciados por Proimágenes en la rueda de prensa del FICCI 56 y el lanzamiento de una plataforma online gratuita que en conjunto con cuatro países latinoamericanos más, harán contribución en uno de los puntos más rajados de la industria: la distribución”.

El triunfo de El Abrazo de la Serpiente no solo es para el cine colombiano, sino para toda la industria latinoamericana. Para Juan Martín Cueva, Director del Concejo Nacional de Cinematografía del Ecuador es importante seguirle la pista a películas como esta, “Una producción visual y narrativamente tan impresionante como El Abrazo de la Serpiente nos llena de satisfacción, porque ha sido un éxito con la crítica, con los festivales y con el público, lo cual se logra muy difícilmente”.

La historia del cine colombiano se seguirá escribiendo, ojalá con más obras que nazcan de la mente inquieta de nuestros cineastas y que se logren gracias al trabajo eficiente e impecable de los productores, quienes han sido parte fundamental en el éxito que hoy celebramos del cine nacional. Ellos están haciendo su parte, ahora la tarea pasa a manos de nosotros, los espectadores.

Comentarios