x

¿Existe un cine que no es arte?

das-grosse-heft-6

Me dirigía a la función de la película venezolana ‘Pelo Malo’ y una amiga me preguntó qué iba a ver. Al contestar me dijo “ah, es cine arte”. Este es un término que me resulta tan repelente y trasnochado como ‘balada americana’ o ‘rock es español’. Mucha gente piensa que ‘rock en español’ fue una época en su vida. Sin embargo, considero que el ‘cine arte’ es algo presente y que merece un análisis más detallado. ¿qué diferencia al cine del arte? ¿existe un cine que no es arte? ¿qué hace que una película sea arte y otra no?

Como existe dios, existe el diablo. Arriba y abajo. Es perfectamente normal que convivan los dos extremos del arte. Una parte comercial y popular y otra independiente y para un público selecto. Estas brechas han crecido en la medida en que los avances tecnológicos e internet han permitido producir arte casero y además difundirlo, sin tener muy clara su calidad, simplemente siendo curado por quien lo realiza. El cine otrora patrimonio de poderosos estudios empezó a popularizar películas de corte personal y local que pudo ser difundido sin tanto misterio como antes. La serie B, el terror e incluso la pornografías, muchas veces sólo accesibles en cineclubes, fueron reemplazados por historias de autor inspiradas en practicas artísticas diversas y cultas.

El término ‘cine arte’ en sí se acuñó desde hace un siglo. Producciones que contaban con cierta independencia creativa y narrativa fueron catalogadas en este género. El cual se convirtió en una manera poco imaginativa de llamar a producciones que son de buena calidad por x o y cosa, pero que resultan aburridas para el común de los espectadores. Creo que cine arte se convirtió en un término peyorativo. Un halago que el cinéfago dio a todo lo que no entendía pero por quedar bien tenía que decir que era bueno. Entendiendo cinéfago por quien consume toda clase de cine.

Había vetos e indultos. El nombre de alguien garantizaba que una película fuera buena o mala. Curiosamente se tomaba como ejemplo de mala película a ‘Rambo’, cuando ‘First Blood’, su primera entrega, era cercana al cine independiente. Se alabó ‘El Quinto Elemento’ una película menor de Luc Besson, que venía de una serie de películas muy buenas y luego se dedicó exclusivamente al cine de tiroteo que tanto desprecian los amantes del cine de autor.

Precisamente me parece que el cine de autor es el término más adecuado, igual este agrupa tanto directores de cine comercial como independiente. Nadie puede negarle a Steven Spielberg su sello característico, inventó un mezcla de aventura, humor y tecnología que de alguna manera nos hacía soñar con nuestra niñez. Paul Thomas Anderson y sus personajes psicópatas, situaciones extremas y excelente gusto musical. Steven Soderbergh, creador de marañas enredadas, humorísticas y complejas, también un maestro a la hora de resolverlas. ¿Qué más arte puede haber que crear un trazo propio y personal?

Otro ejemplo de cine no comercial es el experimental. Por ejemplo no he oído a nadie hablar de ‘Birdman’ como una película de cine arte o experimental. Se trata de un ejercicio muy interesante en lo técnico y visual. ¿Deja de ser cine arte por estar con una gran distribuidora y candidatizada al premio Oscar? ¿Sería más respetada intelectualmente por ser distribuida por Pajarito films y ganadora del Festival de Cine de Croacia? Son puros esnobismos, en los que muchas veces caemos y nos vemos jartos. Muchas veces lo independiente es sinónimo de barato y es un error, lo barato es lo barato. Lo valioso es lo creativo que se puede llegar a hacer con poco dinero.

Un problema de los críticos de cine es que somos vistos con distancia por el público. La gente que sabe que hay una prensa de cine nos ve como personas a las que no nos llena nada y tenemos gusto por películas aburridas. Personalmente tengo variables muy puntuales para apreciar el cine. Lo primero es que el tema me conecte con algo personal, luego viene la parte técnica y/o narrativa, posteriormente el factor de novedad que me pueda ofrecer, finalmente en orden jerárquico, la música. Pero siempre estoy atento a la intención que tuvo el que hizo la película, sino, realmente, no me gustaría nada. No se puede pretender calificar con los mismos ojos una excesiva película erótica serie B de Russ Meyer que una de Woody Allen. Ni ir a ver ‘Los indestructibles’ pensando que es una obra de JL Godard o Terence Malick.

¿Por qué no me gusta una película? No me gusta cuando sus expectativas rebasan su realidad, cuando cae un clichés y lugares comunes (parece hecha en serie), cuando estereotipa a las personas por su religión, color, sexo o nacionalidad y cuando, a pesar de un elevado presupuesto, no es hecha con cuidado y erra por pereza o tacañería.

Creo, para cerrar, que se debería hablar de un cine experimental, de un cine de autor, no de un cine arte como enemigo irreconciliable del cine comercial. Son la misma industria, son el mismo arte, la pasión. Insisto en la necesidad de consumir cine y divertirse haciéndolo, sin ceñirse a camisas de fuerza preestablecidas. Hace unos días hubo un debate a la presentación de Juanes en los premios Grammy anglo. Personalmente no me gusta su música y la canción que interpretó me pareció tibia y sin gracia, pero aplaudo ver un artista colombiano en un punto tal alto de su carrera, un tipo que se ha hecho durante más de 20 años de trabajo, primer vez que un artista latino canta en español en esta ceremonia. Finalmente un éxito para lo que representa este artista y el objetivo con que ha llevado su carrera.

Comentarios